¡¡ SABIAS QUE !!

 
PERSONAJE DEL MES
HISTORIA DE LA INDEPENDENCIA DE MÉXICO
 
 

Querétaro es uno de los estados más pequeños del país, sin embargo, también es uno de los más heterogéneos. La cantidad de atractivos que encierra lo convierten en un estado fascinante, dinámico, colorido y diverso. Es un estado lleno de historia, cultura y tradiciones, lo que lo hace un estado cálido y que siempre abre las puertas al turista que lo visita.

Ubicado en un cruce de caminos, y no sólo geográficos, sino también históricos: los destinos del país han coincidido varias veces en el estado. Por ello, Querétaro es protagonista en la historia de México. Desde sus inicios indígenas, hace más de 1,500 años, el estado ha sido testigo y partícipe en los acontecimientos más importantes del país. Sus majestuosas construcciones, sus museos, sus poblados y sus calles cuentan una porción de esta historia que es común a todos.

Querétaro tiene una gran importancia en el desarrollo de la Independencia de nuestro país,  aquí se efectuaron algunas de las conspiraciones que marcaron el inicio de este movimiento, lo que le da, a esta ciudad el nombre de “CUNA DE LA INDEPENDENCIA”.

Además, en Querétaro, se albergaba el único Corregimiento de Letras que existía en la Nueva España, lo que proporcionaba cierta libertad al Corregidor en el gobierno de este Estado, además que tenía la confianza y el aprecio de la población por su buen trato y su preocupación por los problemas de la sociedad.

Doña Josefa Ortiz de Domínguez, como esposa del Corregidor, ganó aliados, y por consecuencia llegó a conocer personajes trascendentales de regiones cercanas como   Don Miguel Hidalgo y Costilla, el Capitán Ignacio Allende, el  Licenciado Ignacio de la Parra, Felipe Luna, Ignacio Pérez, los Hermanos Epigmenio y Emeterio González, entre otros queretanos, a los cuales invitaba a su casa con motivo de realizar convivencias culturales, también llamadas “Tertulias Literarias” y donde, en estas reuniones, se comentaban las problemáticas que existían en la Nueva España , principalmente con la raza Criolla y Mestiza, así como la situación que se vivía en España con la Invasión Napoleónica.

Tiempo después, al ser descubiertas estas reuniones, el Corregidor de Querétaro y su esposa fueron señalados como los principales responsables de dichas conspiraciones. El Corregidor, al estar en un puesto importante, recibe las ordenes de aprensión de algunos de sus amigos y compañeros de la lucha y además la suya.

Mientras tanto, Doña Josefa, a través  del Alcalde de las Cárceles Reales, Don Ignacio Pérez, envía el mensaje de Don Miguel Domínguez  para el Capitán Allende dándole a conocer la situación que se estaba viviendo en Querétaro y así poder adelantar el movimiento de independencia, que estaba planeado para llevarse acabo en una fecha posterior y en esta ciudad.

Al no ser encontrado el Capitán Allende, Ignacio Pérez, junto con Aldama y algunos otros adeptos, se van hacia Dolores Hidalgo en busca del cura Hidalgo, el cual al enterarse de lo que estaba sucediendo y ser convencido de adelantar la lucha, proclama  “El Grito de Independencia” con lo que  se inicia el movimiento independentista.

 

EPISODIOS DE LA INDEPENDENCIA DE MÉXICO

 

La Nueva España a principios del siglo XIX

Al despuntar el siglo XIX, la Nueva España era la más próspera de las colonias del Imperio Español, con un vasto territorio que superaba los 7 millones de km2 y una población cercana a los 6 millones de habitante.


Esta prosperidad tuvo su origen en las Reformas borbónicas, implantadas en el último tercio del siglo  XVIII por el monarca español Carlos III, con el objetivo de lograr un mayor control político e incrementar las ganancias que obtenía la Corona  de sus colonias americanas.

Entre las reformas aplicadas en la Nueva España se contaba la reorganización político-administrativa del Virreinato, la liberalización del comercio, el desarrollo de las ciencias y las artes, y las reformas a la actividad minera, que colocaron a la Nueva España como la mayor potencia productora de plata en el mundo.

Pero la riqueza generada en esta colonia no estaba destinada a beneficiar a sus habitantes, sino a satisfacer las necesidades económicas de la Corona Española.

Por otra parte, a la par de estimular la producción económica, la aplicación de las Reformas Borbónicas significo el desplazamiento de los criollos novohispanos de las actividades económicas más rentables, como la minería y el comercio exterior, que serían acaparadas por los nacidos en España. También, en virtud de estas reformas, los criollos fueron desplazados de los principales órganos de gobierno de la Nueva España – como la Real Audiencia y los Tribunales -, a favor de los nacidos en España.

En estas condiciones, al iniciar el siglo XIX, una buena parte de la población criolla anhelaba que la Nueva España rompiera sus lazos de dependencia respecto a España, para constituir una nación o reino independiente.

 

Invasión Napoleónica a España


Al principiar el año de 1808, un hecho insólito vino a trastocar el equilibrio existente entre las naciones más poderosas del mundo: los ejércitos del emperador francés Napoleón Bonaparte invadieron España. Haciendo abdicar al en su lugar a José Bonaparte, hermano del emperador francés. A consecuencia de ello, las colonias americanas que conformaban el imperio español, quedaron de pronto sujetas a las autoridad de un monarca impuesto por las armas de una nación extranjera. Al conocerse la noticia en la Nueva España, cundió el desconcierto entre las autoridades virreinales y los súbditos de la monarquía, quienes se vieron obligados a ofrecer su lealtad a un rey ilegitimo.

 

La Propuesta del Ayuntamiento

En estas circunstancias, el Ayuntamiento de la Ciudad de México, encabezado por el regidor Juan Francisco Ázcarate y el síndico Francisco Primo de Verdad, propuso al virrey  José de Iturrigaray la formación de un gobierno provisional, hasta en tanto fuera establecido en el trono legitimo el monarca Fernando VII. La propuesta fue aceptada por Iturrigaray, pero no prosperó ante la negativa de los oidores de la Real Audiencia y otros funcionarios virreinales. Más aun, el 15 de septiembre de 1808, un grupo de españoles alarmados ante la posibilidad de que se conformara un gobierno independiente, y encabezados por el hacendado Gabriel Yermo, destruyó violentamente al virrey, apresando a los principales promotores del gobierno provisional, entre quienes se encontraban Azcárate, Primo de Verdad y Fray Melchor de  Talamantes.

Algunos días más tarde, Francisco Primo de Verdad y Ramos fue hallado en su celda, sin que hayan podido aclararse las circunstancias de su fallecimiento, por lo que se considera el primer mártir en la lucha por la Independencia.

Al ser derrocado Iturrigaray, ascendió al cargo un nuevo virrey, Pedro Garibay, que carecía de legitimidad, al haber obtenido su cargo por la fuerza de las armas.

 

La Conspiración de Querétaro

A fines de 1808, las autoridades virreinales descubrieron una conspiración en la ciudad de Valladolid, encabezada por los oficiales del ejército virreinal Mariano Michelena y José María Obeso, que pretendía derrocar el gobierno establecido.

Algunos meses más tarde, un grupo de criollos, entre quienes figuraban los también oficiales del ejército realista, Ignacio Allende y Juan Aldama, emprendieron otra conspiración en Querétaro. Las reuniones de los conjurados se efectuaban en la propia casa del corregidor de Querétaro, don Miguel Domínguez, bajo el disfraz de una Academia Literaria.

Los conspiradores, entre los que estaban también el cura ilustrado del pueblo de Dolores, don Miguel Hidalgo, la esposa del corregidor, Josefa Ortiz de Domínguez, se proponían desconocer a las autoridades virreinales e instalar, en su lugar, una junta de gobierno provisional, hasta en tanto fuera restablecido  en el trono el monarca Fernando VII.

A principios del mes de septiembre de 1810, la conspiración fue delatada, por lo que recién  llegado el virrey Francisco Xavier Venegas, ordenó el apresamiento de los implicados. Al saberse descubierto, el corregidor Domínguez encerró a su esposa en una habitación, buscando evitar que diera aviso a los demás conjurados. Sin embargo, doña Josefa logró enviar a un emisario que hizo llegar la noticia a Hidalgo y Allende.

 

Josefa Ortiz de Domínguez (1768-1829)

   
Nació en Valladolid, el 8 de Septiembre de 1768. Participó activamente en la conspiración de Querétaro y logró salvar al movimiento al

enviar el aviso a Allende que precipitó el inicio de la lucha. Al consumarse la Independencia participó activamente en la Logia Yorkina, hasta su muerte en 1829.

Ignacio Allende (1769-1811)

   
Capitán del Regimiento Provincial de los Dragones de la Reina, originario de San Miguel el Grande (hoy San Miguel de Allende), Guanajuato.
 

Activo promotor de la Independencia desde 1808. Fue el estratega militar en la campaña insurgente de Hidalgo. Murió fusilado el 26 de Junio de 1811. Su cabeza fue exhibida en una jaula en una de las esquinas de la Alhóndiga de Granaditas, en Guanajuato

 

Miguel Hidalgo y Costilla (1753-1811)

   
Criollo, nació en la Hacienda Corralejo, cercana a Pénjamo, el 8 de mayo de 1753, en la Intendencia de Guanajuato. Se graduó como Bachiller de Artes en el Colegio de San Nicolás Obispo, en Valladolid (hoy Morelia, llegando a ser rector del mismo colegio. Fue cura de Colima y posteriormente, del pueblo de Dolores.
 

Participó en la conspiración de Querétaro y encabezó la lucha armada por la Independencia, a partir del 16 de septiembre de 1810. Comandó las fuerzas insurgentes que vencieron a las realistas en Guanajuato y Monte de las Cruces, aunque se negó a emprender el asalto a la Ciudad de México. Después de ser derrotado en la batalla de Puente de Calderón, fue capturado por los realistas. Murió fusilado el 30 de julio de 1810.

 

Cronología

1808

  • 23 de marzo   Ejército francés ocupa Madrid
  • 5 de mayo      Abdicación de Carlos IV y Fernando VII
  • Agosto          Ayuntamiento de la ciudad de México promueve formación de un gobierno provisional
  • Septiembre  El virrey Iturrigaray es derrocado; Azcarate y Talamantes caen presos.

1810

  • 16 de septiembre    Grito de Dolores
  • 28 de septiembre    Hidalgo toma Guanajuato
  • 30 de octubre         Batalla Monte de las Cruces

1811

  • 17 de enero        Batalla del puente de Calderón
  • 21 de marzo       Apresamiento de Hidalgo y Allende en Acatita de Baján
  • 30 de julio          Fusilamiento de Hidalgo

1812

  • Marzo                    La Constitución de Cádiz es jurada en España
  • 2 de mayo             Termina el sitio de Cuatla
  • 25 de noviembre    Morelos toma Oaxaca

1813

  • 20 de agosto         Morelos toma Acapulco
  • 14 de septiembre  Inauguración del Congreso de Chilpancingo

1814

  • 22 de octubre     Constitución de Apatzingan

1815

  • 22 de diciembre    Fusilamiento de Morelos

1817

  • 15 de abril            Desembarco de Mina
  • 11 de noviembre   Fusilamiento de Mina

1820

  • Marzo    Fernando VII jura la Constitución

1821

  • 24 de febrero       Promulgación Plan de Iguala
  • 27 de septiembre Ejercito Trigarante entra a la Ciudad de México. Se consuma la   Independencia.
 

El grito de Dolores

Enterados de que las autoridades virreinales se disponían a aprehenderlos, Hidalgo y Allende decidieron precipitar el inicio del movimiento. A las 5:00 de la mañana del 15 de septiembre, el cura Hidalgo hizo sonar las campanas de su parroquia. Creyendo que se trataba de la misa dominical, acudieron prestos varios cientos de feligreses del pueblo de Dolores y sus inmediaciones.

El cura arengó a los presentes, invitándolos a luchar en contra de los españoles, acusándolos de haber entregado el reino a los franceses.

Con cerca de 600 hombres, entre campesinos, artesanos y algunos militares, emprendió  su primera campaña, logrando apoderarse de los poblados de Atotonilco, San Miguel el Grande, Celaya, Salamanca e Irapuato, en unos cuantos días.

 

Asalto a la Alhóndiga de Granaditas

El 28 de septiembre de 1810, el ejército de Hidalgo, emprendió el ataque de la rica y estratégica ciudad minera de Guanajuato. Durante varias horas los insurgentes intentaron, inútilmente, apoderarse de la Alhóndiga de Granaditas, edificio en el que se habían refugiado los españoles de la ciudad, siendo siempre rechazados por una nutrida metralla.
 

Cuenta la tradición que, a solicitud del generalísimo Hidalgo, un minero de pequeña estatura, a quien apodaban el Pípila, avanzó cubierto con una losa hasta el portón principal de la fortaleza y la incendió, valiéndose para ello de una tea de varas de ocote encendida.

Después de que los independentistas perpetraron una terrible matanza de españoles en la Alhóndiga, una de las ciudades más importantes del virreinato cayó en manos del ejército libertador.

 

El estandarte de la Virgen de Guadalupe

De acuerdo con algunas fuentes de la época, al llegar al santuario de Atotonilco, el generalísimo Hidalgo tomó de la sacristía un lienzo con la pintura de la virgen de Guadalupe y lo hizo suspender de una lanza, convirtiéndolo en estandarte.

A lo largo de la primera etapa del movimiento, miles de campesinos, rancheros y artesanos engrosaron las filas insurgentes que comandaba Hidalgo, atraídos por la imagen de la virgen morena del Tepeyac y por la esperanza de verse librados de sus condiciones miserables de vida y de la obligación de pagar tributos.  

 

El Pípila

   
De acuerdo con el escritor y político Carlos María Bustamante, el participante del movimiento de independencia, al encontrarse el ejercito insurgente atacando a los realistas refugiados en la Alhóndiga de Granaditas, el cura Hidalgo se dirigió a un trabajador minero que se encontraba junto a el, con estas palabras: “Pípila, la patria necesita de tu valor, ¿te atreverías a prender fuego a la puerta de la Alhóndiga?” Enseguida el Pípila avanzo a gatas rumbo a la fortaleza cubierto con una losa y, con un ocote encendido prendió fuego al portón, lo que permitió a los insurgentes derribarla y penetrar en la fortaleza.
 

Batalla en el Monte de las Cruces

Tras su contundente victoria en Guanajuato, los insurgentes se dirigieron a Valladolid y de ahí emprendieron el camino a la Ciudad de México. Cerca del pueblo de Indaparapeo, se llevó a cabo un singular encuentro entre el generalísimo Miguel Hidalgo y su alumno del colegio de San Nicolás, el cura del pueblo de Carácuaro, José María Morelos y Pavón, quien fue comisionado por Hidalgo para insurreccionar la región del sur.

En el paraje conocido como Monte de las Cruces, situado a escasos 40 km de la capital del virreinato, el descomunal ejército insurgente, integrado por varias docenas de miles de hombres, derrotó a las fuerzas virreinales comandadas por el general Torcuato Trujillo.

 

Hidalgo retrocede

Sin embargo, cuando el asalto final a la ciudad de México era inminente, Hidalgo decidió retroceder rumbo a la ciudad de Valladolid, renunciando así a emprender lo que podría haber sido el ataque final a la ciudad de México.

Esta decisión del “Generalísimo” Hidalgo precipitó la separación de los principales líderes de la insurgencia. Allende, inconforme con el liderazgo de Hidalgo, se dirigió entonces a Guanajuato con una parte del ejército, mientras que Hidalgo emprendió el camino hacia Valladolid y Guadalajara.

En esta última ciudad, el cura Hidalgo dicto su célebre decreto de abolición de la esclavitud y del  pago de tributos por parte de los indios y castas de la Nueva España.

 

Captura de Hidalgo y los primeros dirigentes de la Independencia

Mientras que Hidalgo dictaba sus disposiciones a favor de los indios y castas, el brigadier español Feliz María Calleja preparaba a su ejército para enfrentar a los libertarios. El 17 de enero de 1811, en el sitio conocido como Puente de Calderón, cercano a la ciudad de Guadalajara, el ejército de Calleja derrotó a las fuerzas insurgentes, provocando la dispersión de la mayoría de los soldados. En virtud de este descalabro, Hidalgo, Allende y los principales dirigentes decidieron trasladarse a los Estado Unidos, con la intención de obtener armas y dinero para continuar la lucha.

   

Sin embargo, al llegar al poblado conocido como Acatita del Baján, los dirigentes insurgentes fueron emboscados y aprehendidos, el 21 de marzo de 1811, por el militar realista Ignacio Elizondo.

Algunas semanas más tarde, Hidalgo, Allende, Aldama y Jiménez fueron fusilados, tras ser enjuiciados por las autoridades virreinales, y por la iglesia, en el caso de Hidalgo. Con objeto de escarmentar a quienes apoyaban la causa de la Independencia, sus cabezas fueron expuestas durante 10 años en jaulas colocadas en cada una de las esquinas de la Alhóndiga de Granaditas.

 

La Suprema Junta Nacional Americana

Tras la muerte de los primeros dirigentes de la Independencia, Ignacio López Rayón integró, en agosto de 1811, la Suprema Junta Nacional Americana, que coordinó, por algún tiempo, la acción de las principales fuerzas insurgentes que hostigaban al gobierno virreinal.

 

La Etapa de Morelos

A raíz de la encomienda que le diera el generalísimo Hidalgo, en octubre de  1810, el cura José María Morelos integró un ejército insurgente, que entre los años de 1812 y 1814, logró apoderarse de una importante porción del territorio de la Nueva España, ubicada en parte de los actuales estados de Morelos, Guerrero, Oaxaca y Michoacán.

Desde el inicio de su primera campaña, Morelos comprendió que el ejército insurgente debería estar formado por soldados, disciplinados, bien armados y con entrenamiento militar. Bajo este principio, los hombres que se incorporaban al ejército, en su mayoría indios, negros y mulatos de la costa, recibían armas adecuadas y un entrenamiento militar, que les permitía enfrentar con éxito a los ejércitos profesionales del virrey de la Nueva España.

 

El sitio de Cuautla

En el mes de febrero de 1812, las fuerzas realistas comandadas por el brigadier Calleja, sitiaron la Villa de Cuautla en donde se había pertrechado el ejército de Morelos. Durante 72 días, los insurgentes y los habitantes de Cuautla, resistieron heroicamente el sitio impuesto por los realistas. El primero de mayo, las tropas de Morelos lograron burlar el cerco del enemigo y abandonaron Cuautla, demostrando con ello que el prestigiado ejército virreinal no era lo suficientemente poderoso como para derrotar a la insurgencia.

 

Ignacio López Rayón (1773- 1832)

   

Originario de Tlalpujahua, Michoacán, asumió el mando insurgente tras la captura de Hidalgo y Allende,a través de la Suprema Junta Nacional Americana. Participó en la elaboración de la Constitución de Apatzingan.

José María Morelos y Pavón

   
Originario de Valladolid, fue en su juventud arriero y administrador de haciendas. Alumno del cura Hidalgo en el colegio San Nicolas, en octubre de 1810 fue comisionado por éste para encabezar la insurrección en el sur del virreinato.
 

A través de sus campañas militares y de sus iniciativas politicas, como la creación del Congreso de Anáhuac, el movimiento de independencia alcanzó su máximo nivel en los terrenos militar y político.

Murio fusilado el 22 de diciembre de 1815, tras ser capturado por los realistas en una acción de armas.
 

El Congreso de Anáhuac

A principios de 1813, la insurgencia comandada por Morelos, dominaba una considerable extensión territorial del centro y sur de la Nueva España. En estas condiciones y ante la necesidad de dotar al movimiento de una estructura jurídica y de un programa político, Morelos convocó a la formación de un Congreso Nacional.

El 13 de septiembre de 1813, en la villa de Chilpancingo, se iniciaron los trabajos del Supremo Congreso Nacional Americano, con la asistencia de dos diputados nombrados por electores de las provincias de Tecpan y Oaxaca, y de 6 diputados designados directamente por el cura Morelos.

 

Diputados al Congreso de Anáhuac

Ignacio López Rayón ---------- Guadalajara
José Sixto Berdusco ----------- Michoacán
José María Liceaga -------------Guanajuato
Andrés Quintana Roo --------- Puebla
Carlos María Bustamante ----- México
José María Cos ----------------- Veracruz
José María Murguía ------------ Oaxaca
José Manuel de Herrera ------- Tecpan

 

Compañeros de Morelos

Pablo Galeana 1780-1845
 
Coronel del ejército de Morelos, originario de Tecpan, hoy estado de Guerrero. Participó en las batallas más importantes desde 1810. Se adhirió al plan de Iguala.
Mariano Matamoros 1770-1814
 
Cura, originario de la ciudad de México. Teniente general a las ordenes de Morelos, obtuvo sonadas victorias. Murió fusilado el 3 de febrero de 1814.
   
Hermenegildo Galeana 1762-1814
 
Originario de Tecpan. Tuvo una Destacada actuación en el sitio de Cuautla y en la toma de Oaxaca y Acapulco
Nicolás Bravo 1786-1854
 
Nacido en Chilpancingo el 10 de septiembre. Luchó al lado de Morelos desde 1811. Capturado por los realistas Obtuvo su libertad en 1820 y se Adhirió al Plan de Iguala. Fue presidente de la República en varias ocasiones.
 

Campañas insurgentes de Morelos

 

Los Sentimientos de la Nación

En la sesión inaugural del Congreso de Anáhuac, el secretario Juan N. Rosains dio lectura a los Sentimientos de la Nación, emotivo discurso escrito por Morelos, en el que proponía las bases sociales y políticas sobre las que constituiría la nueva nación.

El documento proponía la Independencia total respecto a España y afirmaba que la soberanía residía en el pueblo, quien la depositaba en los representantes de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial. Proponía asimismo la igualdad de todos los habitantes y la abolición de la esclavitud, de las distinciones de castas y de toda forma de discriminación social.

En esa misma sesión los diputados quisieron honrar a Morelos otorgándole el título de “Alteza Serenísima”, pero éste lo rechazó por considerarlo impropio para una República, solicitando que se le diera, en cambio, el titulo de “siervo de la nación”

 

Sentimientos de la Nación

 

“Que la América es libre e independiente de España y de toda otra nación, gobierno o monarquía, y que así se sancione, dando al mundo las razones”

“La soberanía dimana inmediatamente del Pueblo, el que sólo quiere depositarla en sus representantes, dividiendo los poderes de ella en legislativo, ejecutivo y judiciario, eligiendo las provincias sus vocales, y estos a los demás, que deben ser sujetos sabios y de probabilidad”

 

La Constitución de Apatzingán

El 6 de noviembre de 1813, el Congreso expidió el Acta para la Independencia de la América Mexicana. Cerca de un año después, en el pueblo de Apatzingán, a salto de mata por la persecución de los realistas, el Congreso emitió, el 22 de octubre de 1814, la Constitución  Política para la América Mexicana, en la que se establecía para la nueva nación, una organización política republicana, con poderes legislativo, ejecutivo y judicial.

Debido a la posición de debilidad  en que se encontraba el movimiento de independencia, la constitución política expedida por el Congreso de Anáhuac, nunca entró en vigor.

 

Captura y muerte de Morelos

En noviembre de 1815, al dirigirse al poblado de Tehuacán junto con los miembros del congreso, Morelos fue alcanzado y capturado por soldados realistas. Después de ser juzgado por las autoridades eclesiásticas y civiles, el “siervo de la nación” murió fusilado, el 22 de diciembre de 1815, en el poblado de San Cristóbal Ecatepec.

 

¿Qué aporto Morelos a la Independencia?

 

Aunque no fue capaz de doblegar militarmente al gobierno virreinal, el “Rayo del Sur” logró cambiar el sentido del movimiento insurgente. Fue el primer dirigente que renuncio a la idea de la dependencia colonial del monarca de España y se propuso crear una nueva nación, enteramente independiente, organizada bajo la forma de una república.

Al constituir el congreso y formular una constitución política republicana, Morelos se adelantaba a su tiempo, señalando el destino que esperaba a la nación que surgiría del movimiento de independencia y proporcionándole a los insurgentes que le sobrevivieron – como Victoria, Nicolás Bravo, Moreno y Guerrero-, el modelo político por el que habrían de sostener la lucha independentista.

 

Declinación del movimiento

La muerte de Morelos trajo consigo la declinación de la lucha por la independencia. En 1816, el ser relevado del cargo el virrey Félix María Calleja, no existía un núcleo revolucionario que amenazara militarmente al virreinato.

A partir de este año, el nuevo virrey,  Juan Ruiz de Apodaca, emprendió una hábil estrategia de pacificación, a partir de las cual los jefes insurgentes Manuel Mier y Terán, Ramón e Ignacio Rayón, Nicolás Bravo, José Francisco Osorno, Melchor Múzquiz, así como los congresistas Sotero de Castañeda, Berdusco y Bustamante, se rindieron, acogiéndose al indulto ofrecido por el virrey. Al principiar el año de 1817, solo unos cuantos jefes insurgentes como Pedro Moreno, en la región central, Guadalupe Victoria, en Veracruz y Vicente Guerrero, en el sur, amenazaban la estabilidad política del virreinato.

 

La aventura de Mina

En ese mismo año, tras desembarcar en el puerto de Soto la Marina (actual estado de Tamaulipas), el expedicionario español Francisco Xavier Mina, idealista republicano que se unió a la causa de independencia de México, realizó  una audaz campaña militar, en compañía del insurgente Pedro Moreno, en las intendencias de Tamaulipas, San Luis Potosí y Guanajuato. Sin embargo, antes de finalizar el año, Mina fue derrotado, capturado y fusilado por las fuerzas realistas.

 

Conspiración de la Profesa

En marzo de 1820, el rey español Fernando VII restituyó la Constitución liberal de Cádiz, obligado por un levantamiento militar. A los pocos meses, el virrey de la Nueva España recibía la orden de jurar y poner en práctica la constitución liberal.

A mediados de ese mismo año, un grupo de influyentes españoles, consientes de que la aplicación de la Constitución liberal significaba el fin de sus privilegios políticos, económicos y sociales, encabezados por el canónigo Matías de Monteagudo, se propuso lograr la independencia.

Vicente Guerrero Saldaña

Nacido el 10 de agosto de 1782, en el poblado de Tixtla, hoy estado de Guerrero. Trabajo como arriero y en 1810 se unió a las fuerzas de Morelos. A la muerte de éste, sostuvo un ejército en la zona montañosa de su estado.

A principios de 1821, se unió al ejército de Iturbide. Fue Presidente en 1829, cargo que fue derrocado por las armas. Murió asesinado el 14 de febrero de 1831. Los conspiradores que se reunían con este fin en la Iglesia de la Profesa, en la ciudad de México, convencieron al militar realista Agustín de Iturbide de que encabezara el movimiento militar, y consiguieron que el virrey Juan Ruiz de Apodaca lo nombrara comandante de las fuerzas virreinales en el sur del virreinato. Iturbide fue enviado por el virrey a combatir al insurgente Vicente Guerrero. Ante la posibilidad de derrotarlo en el plano militar, el coronel realista propuso al combatiente suriano que se uniera a sus fuerzas para consumar la Independencia de México.

 

La Constitución de Cádiz

 

Elaborada en los años 1811 y 1812, por los diputados de España y sus colonias que participaron en las cortes de aquella nación, durante la invasión napoleónica a España, esta constitución de corte liberal contemplaba el establecimiento, en España y sus colonias, de prácticas democráticas que terminaban con el dominio que ejercían los españoles, a través de organismos como la Real Audiencia, los tribunales y otras instancias de gobierno, Asimismo, abolía la Inquisición y los fueros y privilegios de la Iglesia, así como los monopolios que ejercían los españoles peninsulares en materia de minería y comercio exterior.

 

El abrazo de Acatempan

En marzo de 1821, en el poblado de Acatempan, cercano a la villa de Iguala, se efectuó la histórica entrevista entre Guerrero e Iturbide, en la que ambos caudillos se comprometieron en luchar juntos para consumar la independencia.

 

El Plan de Iguala

En el pueblo de Iguala, Agustín de Iturbide proclamó, el 24 de febrero de 1821, el Plan de Iguala, que establecía la independencia de México y la unión de todos los habitantes de la Nueva España para lograr ese propósito. De acuerdo con este plan, se creaba el ejército de las Tres Garantías (religión, independencia y unión), para emprender la lucha armada por la consumación de la independencia.
 

Plan de Iguala (postulados principales)

 
  • Religión católica sin tolerancia de otra
  • Independencia de la Nueva España
  • Forma de gobierno: Monarquía moderada precedida por Fernando VII u otro miembro de la casa reinante de España.
  • Se integrará un Congreso Mexicano que formulará la Constitución del Imperio Mexicano
  • Se integra el ejército de las Tres Garantías, que garantiza la preservación de la fe católica, la independencia y la unión de españoles y americanos.

Agustín de Iturbide

   
Militar criollo, nacido en Valladolid, el 27 de septiembre de 1783. Combatió contra los insurgentes en la batalla del Monte de las Cruces. Destituido del ejército virreinal por su excesiva crueldad y abusos contra la población civil. A principios de 1821 encabezó el ejercito Trigarante en la consumación de la Independencia. Entre 1822 y 1823 fue emperador de México, pero fue derrocado y expulsado del país. Murió fusilado el 18 de julio de 1824, al intentar reingresar a México
 

Consumación de la Independencia

Bajo el mando de Iturbide, el Ejército Trigarante realizó una campaña triunfal, llena de adhesiones, a través de las intendencias de Michoacán, México, Querétaro, Veracruz y Puebla.

Antes de culminar su campaña, Iturbide firmó, en la villa de Córdoba, un tratado con el recién llegado Jefe Político Superior de la Nueva España, Juan de O´Donojú, en el que se establecía la aceptación de la independencia por parte de España.

Finalmente, el 27 de septiembre de 1821, el Ejército Libertador, con Agustín de Iturbide a la cabeza, hizo su entrada triunfal a la ciudad de México. En aquel glorioso día, surgió México como una nación independiente y soberana.  

 

El Pacto de la Consumación

 

En 1810, un grupo de criollos de la Nueva España inició la lucha de Independencia, con la finalidad de constituir un reino independiente de España, aunque sujeto a la autoridad del monarca español, en el que los criollos tuvieran igualdad de derechos respecto a los españoles.

Algunos años más tarde, Morelos pretendió constituir una nación enteramente independiente, bajo una organización política republicana. Para ello creó el Congreso de Anáhuac, que elaboró una Constitución, con lo que dotó al movimiento de un programa político, que sirvió de modelo para quienes continuaron luchando a la muerte del llamado “Rayo del Sur”.

Por su parte, Iturbide y los conspiradores de la Profesa, consumaron la independencia con la finalidad de lograr conservar los privilegios y fueros de que gozaban los grupos más ricos y poderosos de la Nueva España y evitar que se impusiesen los principios y normas liberales en la Nueva España, lo que dio origen a un efímero Imperio mexicano, presidido por Agustín de Iturbide.

No obstante que el plan de Iguala significaba la negación de una buena parte de los ideales por los que luchaban los antiguos insurgentes, seguidores del ideario de Morelos, los dirigentes insurgentes Bravo, Victoria, Guerrero y otros, se adhirieron a este plan, al comprender que era la única forma de terminar con la sujeción que ejercía España sobre esta tierra, y con la esperanza de que una vez constituida la nación pugnarían  porque adoptarse la organización política republicana, de acuerdo con sus ideales.

En suma, la campaña emprendida por Iturbide, en alianza con los antiguos insurgentes, logró terminar con tres siglos de dominio español y constituyó el origen de la nación mexicana.

 
 
Ruta de la Independencia . Travel Ruta de la Independencia de México en Querétaro, Guanjuato, Michoacán.